martes, 20 de octubre de 2015

A LA SOMBRA DEL OMBÚ / SANTA MONTEFIORE




Sinopsis:

En la inmensidad absoluta de la pampa argentina, la silueta del ombú se yergue como un peregrino errante, sabio y orgulloso. Sus raíces se funden y expanden sobre la tierra como si buscaran aferrarse eternamente y declararle a todos que no existe ningún otro lugar en el mundo para ellas. Su madera fofa y gruesa acoge con delicadeza el juego de los niños. La serena sombra de su follaje invita al canto de los gauchos y, por supuesto, a la reflexión sobre la naturaleza, el paso de los días y el siempre incierto destino.

Para muchos, es un árbol mágico. Pero cómo todas las cosas maravillosas de este universo, su verdadera magia no radica tanto en lo evidente, como en lo que los ojos y el corazón de algunos privilegiados son capaces de percibir oculto tras la apariencia. Aquel era el caso de Sofía Solanas de O'Dwyer, quien desde pequeña tuvo perfecta conciencia de este hecho. A la protectora figura del ombú había confiado sus sueños infantiles, sus primeros deseos, el comienzo de su gran amor y, lamentablemente, también el inicio de su particular tragedia.

Hija de un hacendado argentino y una católica irlandesa, Sofía jamás pensó en que habría un momento que tendría que abandonar los campos de Santa Catalina. O quizás, simplemente, ante tanta ilusión y belleza, nunca pudo imaginar que su fuerte carácter la llevaría a cometer los errores más grandes de su vida.



Como el ombú, Sofía nunca quiso dejar su tierra. Junto al ombú, y después de largos años, Sofía regresaría para poder recuperar la paz y cerrar los círculos más tormentosos de su existencia. Todo lo que pudo ser y no fue. Todo aquello que aún la persigue. Las mil y una razones que dicta el corazón, para descubrir los viejos y nuevos caminos.

La opinión de la Mari Mari:

Cuando empiezas un libro como este, tienes que estar preparada para la avalancha de sentimientos, a veces contradictorias, que va a despertar en ti la historia en la que irremediablemente te vas a sumergir, lo interesante seria que pudieras salir a la superficie de vez en cuando para poder dar alguna bocanada de aire para respirar antes de que te vuelva a tragar en las profundidades del océano de sus páginas, de sus frases, y sus letras que se unen para formar una historia donde hay pocas bocanadas que dar, ya que te ahogas en un continuo remolino de situaciones y vivencias que te mantiene en una constante vorágine de sentimientos y sensaciones.
Dicen de ella que es una saga familiar, yo no lo veo así, creo que te adentra en la vida de los progenitores de la protagonista para que se sepan datos  de la naturaleza personal, como pueda ser el carácter malcriado y testarudo tanto de la madre como de la hija, y como fue a parar una irlandesa de mediados del siglo pasado a Argentina.
La historia de los progenitores me ha mareado de la velocidad de vértigo en la que se ha llevado a cabo, se embarcan precipitadamente en la aventura del matrimonio con una inconsciencia e inmadurez que me ha dejado abrumada y descolocada.
Anna (la madre de Sofía, la protagonista) me ha parecido una mujer distante y fría, que reniega de manera indecente de su propia sangre, de lo que son, de sus orígenes e intenta integrarse en esta nueva familia de la que pasa a formar parte sin llegar a lograrlo nunca, estas son algunas de las razones por las que Anna adquiere unas inseguridades que afectaran a su familia con el transcurso de los años y sus acontecimientos.
Sofía, fruto de este matrimonio, vivirá una infancia yo diría casi idílica en Santa Catalina la estancia familiar donde convivirá con sus hermanos, tios, primos y abuelos. En esta estancia, y aun siendo una jovencita y bajo el amparo protector de un árbol que se cree mágico, el Ombú, Sofia vivirá una gran, apasionada y prohibida historia de amor, que no será aceptada, y de la que la arrancaran sin ningún tipo de escrúpulos y muchos prejuicios. Las vidas de ambos enamorados quedaran marcadas por este inmenso amor, y este amor será pasto de deslealtades e ignorancia por juventud.

Así es como la vida de nuestra protagonista cambia de manera radical y después de deshacerse de todo lo que le recuerda a su triste pasado, empieza a reinventarse a si misma y a su vida, me ha gustado especialmente esta parte en que toma el toro por los cuernos y aunque se arrepiente de algunas de sus decisiones no da un paso atrás, ni tan siquiera la mirada, sigue hacia una felicidad que le ha sido negada y arrebatada en los brazos de otro hombre, ¿pero?...¿qué pasaría si un día tienes que volver al pasado de manera inesperada? ¿Se pueden volver a las antiguas pasiones, a los antiguos sentimientos? ¿Puedes poner en peligro tu vida actual por un amor que quedo relegado en el pasado? ¿Quedo relegado o simplemente adormecido? ¿Puede un amor durar toda la vida? ¿Podrá rescatar todo aquello a lo que un día renuncio? ¿Puede un lugar obnubilarte la razón y transportarte a otra época? En esta parte de la historia y después de terminarla tuve que pararme a pensar ¿Qué hubiese hecho en las mismas circunstancias? Me pelee con mi conciencia, y estuve días dándole vueltas  y vueltas a la cabeza con este asunto, y aunque no llegue a una conclusión exacta, porque quiero creer en las lealtades, me fije en una cosa que me suele pasar, cuando sales con tus amigas en plan recordar viejos tiempos, vas a una discoteca que ponen la música en la que en tu juventud te volvías loca bailándola y te subes a esa máquina del tiempo que te transporta a aquellos años idílicos de tu vida y te sientes como entonces ¿Por qué no te puede pasar con un amor enloquecido, y de unos brazos de los cuales te arrancaron sin compasión ninguna? Pues… puede ser que te arriesgues a querer tirar toda tu vida reconstruida y firmemente afianzada   por la borda, aunque afortunadamente, a veces, impere la razón al corazón. He llegado a sufrir con ella como lo hubiese hecho por una amiga, a veces me desesperaba por su cabezonería y de ciertas cosas que hizo en un arrebato de locura y desesperación, pero en todo el libro te dan ganas de cuidarla, de ayudarla, de aconsejarla, desde la seguridad del lugar donde te sientas a leer y con la cabeza fría de saber que no te están sucediendo a ti los acontecimientos puedes pensar mil y una salidas a sus experiencias, pero después piensas ¿Qué habría hecho yo en su situación? Leerlo y pensar en ello, siempre hay una salida, y una esperanza en el camino por donde se transita, el corazón es grande para amar, y la cabeza  una máquina de tiempos y razones, aunque a veces se confunda. Falta saber a cuál de los dos se le llega a hacer caso en la vida y si la decisión es la correcta.